como cuidar la piel a partir de los 30

Consejos para cuidar bien la piel a los 30, a los 40 y a cualquier edad

 

En la mayoría de ocasiones no somos conscientes de la importancia del cuidado de la piel. Y la mejor forma de cuidar de nuestra piel es a través de la prevención. Nuestro mayor enemigo es el envejecimiento cutáneo producido por la radiación solar. Si estas dos cosas las tenemos claras y sobre todo interiorizadas tendremos mucho terreno ganado para tener una piel tersa y sin arrugas.

La primera duda que le surgen a muchas mujeres (y también cada ves más hombres) es a partir de qué edad se debe cuidar la piel. Intentaremos contestar a esta pregunta a continuación.

¿A qué edad hay que empezar a cuidarse la piel?

Lo ideal sería que desde que prácticamente somos bebés utilizáramos un protector solar a diario. Por eso lo recomendable es protegerse del sol siempre, independientemente tengamos la edad que tengamos. Por eso no hay edad para cuidar de la piel. Pero si tuviéramos que establecer una franga ésta sería de a partir de los 30 años. Es cuando debemos no solo prevenir el envejecimiento cutáneo sino también realizar algún tratamiento.

A los 30 es cuando la piel empieza a perder propiedades y es el momento de aportar antioxidantes para bloquear a los llamados radicales libres que irrumpen en nuestra piel como consecuencia de la exposición a agentes externos (contaminación, cambios de temperatura, estrés, malos hábitos alimentarios, dietas hipocalóricas…). Todo ello influye directamente en el buen estado de nuestra piel.

Algunas recomendaciones para el cuidado de la piel

Veamos a continuación tres sencillos consejos para cuidar la piel:

Limpiar bien la piel

 

Esencial. Y un error demasiado frecuente es no limpiar la piel de la cara o del cuerpo. De nada sirve comprarse la crema más cara del mercado si antes no limpiamos nuestra piel. Antes de aplicar cualquier tratamiento la piel debe estar complemente limpia. De esta forma rentabilizaremos al máximo los activos que apliquemos y conseguiremos resultados visibles a corto plazo.

Por la noche es aconsejable realizar una limpieza minuciosa. Es cuando la piel está más sucia y es importante retirar adecuadamente los agentes grasos que hacen pantalla y evitan la penetración del tratamiento de noche.

Por mi experiencia es muy importante que cada tratamiento se adapte a la rutina de cada una de nosotras. No hay un tratamiento válido para todas porque no hay dos mujeres iguales. Ni dos pieles iguales. Hay mujeres que necesitan lavarse la cara con agua y jabón según el tipo de piel. Para las pieles más secas aconsejo el limpiador facial de Rilastil mientras que para las mixtas o grasas recomiendo el Sebium Gel de Bioderma ya que limpia en profundidad sin resecar la piel. Ambos son productos a un precio muy barato pero de gran calidad. Además duran mucho tiempo dado que la cantidad a aplicar en cada lavado es la de un garbanzo como máximo.

Si estamos buscando un jabón más específico y que haga una microexfoliación el Gel Limpiador con Ácido Glicólico de Skinceuticals se adapta a cualquier tipo de piel. Además de limpiar respetando la naturaleza de nuestra piel el ácido glicólico retira las células muertas que quedan en la superficie.

Para terminar el ritual de limpieza resulta muy práctico utilizar un algodón empapado con Agua Micelar de Bioderma. Nos asegura que la piel está completamente limpia y receptiva. Es un producto cuya calidad es excelente y el formato en dosificador evita excesos y por tanto, a largo plazo resulta muy económico.

Aplicar un buen tratamiento intensivo para la piel

 

Según la necesidad de la piel (manchas, arrugas, sequedad, flacidez..), nuestras circunstancias personales (pubertad, embarazo, lactancia, menopausia…) la estación del año y la localización geográfica es importante aplicar un tratamiento intensivo basado en un sérum o ampolla cuya composición esté muy dirigida a solucionar un problema en concreto.

En general, independientemente del problema, siempre es muy aconsejable a partir de los 30 años usar un sérum o ampolla que contenga antioxidantes por las razones que he expuesto anteriormente. Tal es el caso de la Vitamina C de SKCS como opción más barata. Si tu bolsillo te lo permite también puedes optar por el C Vit de Sesderma y si ya quieres acudir a lo mejor de lo mejor tienes la opción del de SkinCeuticals.

Para las mujeres que adoran las ampollas y buscan algo más que antioxidantes hay varias opciones:

 

Cuidar tu piel a diario tiene múltiples beneficios

 

El objetivo es evitar la deshidratación de la piel en los más jóvenes. En cambio en las pieles más maduras se trata más de corregir, tratar y prevenir. Según la estación del año y las características de la piel es importante cambiar la consistencia de la crema para garantizar no solo la penetración sino que la crema sea confortable. Solo así nos aseguraremos el ponernos la crema. Cualquier irritación, malestar o rojez hará que no sigamos el tratamiento como es debido.

Asimismo es importante que la crema de noche sea diferente a la de la mañana. El objetivo por la noche es reparar y activar los mecanismos de regeneración celular. Tal es el caso de cremas que contengan ácido glicólico como la de Neostrata o la de SkinCeuticals con ácido retinoico puro. Por tanto, por la mañana protegeremos y por la noche repararemos.

Y el último paso que nunca puede faltar en ningún tratamiento es el fotoprotector. En la actualidad la cosmética de los protectores solares es excelente. Iincluso para aquellas mujeres que suelen maquillarse existen protectores con color cuya función es doble cubrir y proteger. Para ello puedes optar por Fotoultra Isdin Age Repair con Color o Fotoultra Isdin Repair sin color.

No obstante cabe señalar que es muy importante personalizar el tratamiento según tipo de piel, localización geográfica, necesidad específica, capacidad económica y estilo de vida porque cada mujer somos únicas y nuestro tratamiento debe ser único. Solo así lograremos cuidar de la piel no solo a partir de los 30 o de los 40 sino siempre, independientemente de la edad que tengamos. Lógicamente, a una edad madura, los cidados que requeriremos serán más que si somo jóvenes. Pero no por ello debemos descuidar el cuidado diario de la piel.

No hay comentarios

Escribe un comentario ahora